Izei

Sigue bajando

En esta entrada os presento a Izei.

Tuvimos la inmensa suerte de poder conocerle junto a su familia, y guardamos unos preciosos recuerdos. En su pueblo, Salvatierra/Agurain, nos acogieron con la hospitalidad que ya habíamos disfrutado en esas preciosas tierras del norte. Comimos y bebimos rodeados de buena gente, generosa, alegre. Hijos de las montañas y los valles, alimentados por el aire puro y los paseos por aquella naturaleza de belleza sobrecogedora.  Sólo puedo rendir homenaje a esta gran familia con este pequeño reportaje sobre este chaval tan especial.

Gracias también a  Esther y a Afanip por acogernos y permitirnos pasar unos días maravillosos por vuestras preciosas tierras cántabras y vascas.

Izei es un muchacho con una madurez en su mirada inusual para su edad. Percibes que está varios pasos por delante en su coraje, en su determinación. Hacer este tipo de reportajes a adultos que han perdido un miembro y que lo han superado, te deja una sensación de haber aprendido una lección muy valiosa, te hace replantearte muchas cosas y ver la realidad con otros ojos, pero cuando esa lección viene de la mano de un niño, te remueve el alma. No podéis imaginaros cuan agradecido os estoy por abriros así, con esta naturalidad.

Izei perdió el brazo derecho cuando tenía 3 años. Fue un accidente con una máquina agrícola. Su familia ha luchado y ha sufrido, y por encima de todo ese sufrimiento se respira unión y amor infinito los unos por los otros. Ahora lleva una prótesis que se la quita cuando le estorba para hacer algún deporte, y se la pone para ayudarse en alguna tarea.

Es un gran chico. Sin miedos. Monta en su bici arreglada por su padre para que tenga los dos frenos en la misma mano, juega al frontón, trepa por cualquier sitio… Nada se le pone por delante. Y además es muy competitivo, no le gusta nada perder. También cuida de la huerta con su padre.

Sin más, aquí os dejo con el reportaje fotográfico de Izei. Espero que estas imágenes transmitan una parte de lo que sentí al tomarlas: admiración por un niño feliz con una familia que le adora.

Submit a comment