Nathalia

Sigue bajando

 

Conocimos a Natalia a través de facebook. Es de la misma ciudad que Claudia, mi mujer, João Pessoa, y había perdido su pierna también en unas circunstancias parecidas: accidente de tráfico. Ambas habían pasado meses charlando por internet sobre todo lo que conlleva la amputación, la recuperación física y mental, la primera prótesis, etc. Hasta que al final nos pudimos conocer en persona este verano en Brasil.

Natalia era, antes de su accidente, una chica fuerte y deportista. Tenía ante sí una prometedora carrera en el balonmano a nivel nacional e internacional. Y, de repente un día, llegando a su casa, fue atropellada por un coche. Sufrió gravísimas heridas por todo el cuerpo, sobre todo en la cabeza, hombro y pierna izquierda. Llegó al hospital realmente mal y no pudieron hacer nada por su pierna. Pero Natalia es muy fuerte y, poco a poco, se fue recuperando del resto de sus heridas. Para que os hagáis una idea de su fortaleza mental: me contaba mientras me llevaba en su coche (se sacó el carnet hace poco  y conduce un coche automático) que bromeaba con su familia sobre quién conseguiría caminar sin ayuda antes, ella o su sobrino de pocos meses. Cuando pasamos justo por la esquina donde fue atropellada, me señaló las marcas que dejó el coche cuando perdió el control, las cuales todavía se aprecian en una fachada. Confieso que se me hizo un nudo en el estómago y me dejó sin palabras la naturalidad con la que me contaba todos los detalles. Realmente impresiona escucharla hablar sobre su amputación y cómo superó los primeros momentos con un espíritu increíblemente positivo.

Caminaba de aquí para allá con sus muletas hasta que consiguió su prótesis, construida en São Paulo y hasta donde tuvo que viajar para tomar las medidas y probar el encaje, decorado a su gusto y que luce sin complejos con faldas o pantalones cortos.

Ahora Natalia, después de probar varios deportes adaptados, se ha especializado en lanzamiento paralímpico de peso y jabalina, y ya tiene varios títulos nacionales y planes para acudir a las próximas paralimpiadas. Tiene como entrenador a Pedrinho, como lo llaman cariñosamente, un ex-atleta jubilado que ama el atletismo y sus pupilos con una mezcla de ternura, socarronería y altísima exigencia, que ya ha dado unos frutos en forma de varios atletas con medallas paralímpicas y diversos campeonatos nacionales. De la complicidad y el buen ambiente que se respira entre todos los deportistas y su maestro se adivinan muchas más victorias.

Las fotos que os presento fueron tomadas en los diferentes lugares de entrenamiento y rehabilitación que forman la rutina de esta gran mujer, y pretenden mostrar su alegría vital y la importancia del deporte y de tener un proyecto y unas metas. El estadio de la Universidad Federal, el gimnasio, el centro terapéutico. Y, por último, una sesión más artística en el precioso parque botánico de la ciudad.

Sólo hay una palabra para describir a Natalia: campeona. En el deporte y en la vida.

Espero que os guste el reportaje, y recordad a esta chica, que está llamada a ser una leyenda del deporte paralímpico brasileiro.

 

1 Comment

  1. Felicitaciones a Natalia, se lo difícil que es enfrentar la vida con una amputación, también sufri un accidente de la vida y perdi mi pierna derecha a los 15 años. Admiro a las mujeres amputadas que muestran su muñon sin pudor, desde hace 3 años decidi dejar mi protesis y he estado siguiendo el ejemplo de esas mujeres y aceptándome tal como soy. Un gran saludo desde Chile

Submit a comment